lunes, 13 de mayo de 2013

Tarta arcoiris

O pesadilla en la cocina. Éste podría ser el subtítulo del post de hoy, porque hacer esta tarta es, o por lo menos para mí lo ha sido, un infierno. Me llevó TODO el día y además me dio algún quebradero de cabeza, pero lo cierto es que merece la pena, porque todo el mundo se quedó con la boca abierta cuando la vio. Me he jurado a mí misma que no voy a volver a hacerla, aunque la verdad es que si no cometes tantos errores como cometí yo, tampoco es para tanto.

Voy a contaros el paso a paso.

Lo primero es preparar la masa de bizcocho. Yo seguí la receta de Sweet Colours Bakery, pero sólo para la masa. Para el resto de la tarta hice una versión un poco más casera. Es importante usar una receta de bizcocho que no lleve yemas de huevo, porque si la lleva, altera el color de los colorantes y al final el arcoiris sale un poco "regulero". La receta que yo usé queda muy suave y el bizcocho adquiere una textura muy delicada, el inconveniente es que hay que batir muchísimo.





Ésta es la masa ya dividida en seis partes, lista para ser coloreada. Yo usé colorantes alimentarios de la marca Vahiné, que se vende en hipermercados, vienen los tres colores primarios (rojo, azul y amarillo) y las proporciones que hay que echar de cada uno para obtener el resto de colores. Os aconsejo que peséis la masa para dividirla en tantas partes como colores vayáis a utilizar. Mi masa, sin relleno ni cobertura, pesó más de kilo y medio!

Para añadir los colores, lo que yo hice fue añadir las proporciones que indicaba el paquete tantas veces como fue necesario hasta obtener el color deseado. Os aconsejo no echarlo todo de golpe, no sea que os paséis. Y batir, batir, batir, hasta que el color quede homogéneo en todo el recipiente.





Éstas son algunas de las masas ya teñidas y listas para ser horneadas. Una cosa que hay que tener en cuenta es que hay que haceer seis mini bizcochos exactamente del mismo tamaño y altura. Para ello podéis comprar moldes desechables de papel de aluminio, o bien reutilizar seis veces el mismo molde, que fue lo que hice yo. Lo malo, que tardé una mañana entera en hornear seis bizcochos de uno en uno.




Aquí tenéis los seis bizcochos ya horneados y listos para ser montados. Todo un espectáculo de luz y de coloooor!
A continuación fui montando un bizcocho, mojándolo con almíbar,  y una capa de nata montada (con un sobre de gelatina neutra en polvo que añadí a la nata, para darle un poco de cuerpo y que aguantara hasta el cumple), y repitiendo las capas hasta terminar el arcoiris. Después lo cubrí todo con cobertura de chocolate blanco, y a la nevera, para que se pusiera durito. Y éste es el resultado final:






Os aseguro que a pesar del trabajazo que tiene esta tarta, merece la pena ver la cara de la gente, y sobre todo de los niños, cuando cortas el primer trozo y ven el arcoiris.

Buen provecho! :)

4 comentarios:

  1. Hummmmm, buenisima!!!! y esta mañana mas aún!! ha sido un regalo fantastico y riquisimo. Muchisimas gracias!un beso. A y O.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto me alegro de que os haya gustado chicas!!

      Eliminar
  2. Ya veo que has seguido mis consejos jejeje. Tiene muy buena pinta, me imagino que estaría riquísima!! La verdad es que es una tarta muy original. Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaba muy rica, pero lo mejor es la cara de la gente cuando la cortas y la ven :O

      Eliminar